Mitos e inhibidores de la creatividad y cómo afecta a la innovación

Estuve hace poco en una conferencia muy interesante de Fernando Trias de Bes, en el que hablaba sobre la creatividad.

En ella comentaba los principales mitos que perjudican que en una organización no aporte la gente, de los que os voy a enumerar los que me parecen más significativos y qué aplican a muchas de las empresas que conozco:

  1. El mito del genio creativo: el pensar que sólo los genios pueden ser creativos. ES FALSO. Es una falacia ya que todo ser humano es creativo por naturaleza. No todos somos Mozart, pero sí que todos podemos aportar mejoras ne nuestra actividad o en nuestra empresa.
  2. La innovación implica grandes saltos: FALSO. No hace falta pensar siempre en la gran idea que revolucione la empresa. Hay que empezar con pequeños cambios. Pensemos en cambios en cosas muy concretas y la suma de ellas supondrán grandes cambios a la larga.

Además a esto hay que añadir una serie de inhibidores que no permiten desarrollar nuestro potencial creativo:

  1. Miedo al error: en nuestro país sufrimos mucho con el que dirán y con la vergüenza que supone plantear una cosa que después puede pensarse que es un sinsentido.
  2. El peso de los modelos: ayuda para entender de forma más sencilla (cuando pensamos en un café, no pensamos en una taza, con agua, con una cucharilla, con café. Es más sencillo pensar en el modelo café). Nuestro mercado es un modelo, nuestros productos son un modelo,…Es verdad que necesitamos los modelos, pero no deberían suponernos una barrera para innovar. Tenemos que pensar de forma que el modelo en el que vivimos, no nos suponga una limitación.

Teniendo en cuenta estos aspectos y en cómo podemos hacer para que la gente participe más en sus empresas y que realmente, por ejemplo, aporte ideas dentro de su organización y sirva como para ir avanzando en determinados procesos innovadores dentro de sus empresas, creo que lo primero que tenemos es que dejar claras las reglas del juego, en las que las personas pueden aportar sus ideas y que podrían ser por ejemplo:

  • Dejar aportar libremente todo lo que pensemos que pueda suponer una mejora (pequeña o grande).
  • Ninguna idea es mala, y no vale criticar las ideas de los demás si no se aporta una nueva idea.
  • Todas pueden ayudar a inspirar o a descartar determinados temas y sirven para generar debate.
  • Todas las ideas las vemos, las valoramos y me comprometo a que comentaremos los motivos de descartes de las que no se lleven adelante.

Si nunca hemos hecho nada de innovación en nuestra empresa, una solución es poner en marcha, poco a poco, iniciativas que permitan que los propios empleados o colaboradores aporten ideas para mejorar. ¿No crees?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s