Características de la innovación

A lo largo de todo este tiempo, hemos tenido la oportunidad de analizar cuáles son las principales características de la innovación y hemos encontrado que las podemos agrupar en las siguientes:

  • Conlleva incertidumbre.
  • Está relacionada por su estructura organizativa.
  • Es necesario inversión para llevarla a cabo.
  • Implica el uso del conocimiento y tecnología, ya sea propia o de terceros.
  • Pero tiene efectos secundarios.
  • Y su finalidad última es conseguir una ventaja competitiva.

Vamos a ver en detalle lo que queremos decir con cada una de estas características, para así poder conseguir innovar en nuestra organización.

 

Incertidumbre

Es necesario que tengamos en cuenta que la incertidumbre es algo consustancial a la actividad innovadora, ya que no sabemos los resultados que se van a obtener.

Por ejemplo, el hecho de que vayamos a lanzar un nuevo producto, o que dispongamos de un departamento de I+D, o introducir un nuevo proceso en la organización o un nuevo método comercial no implica que vayamos a tener éxito.

La decisión de en qué o cómo innovar se toma con un alto grado de incertidumbre. Los desarrollos futuros del mercado, la demanda de un producto que hoy no existe, la forma de actuar de la competencia ante una nueva técnica de marketing que pongamos en marcha, el potencial de uso de una nueva tecnología son aspecto muy difíciles de controlar y varía de un sector a otro, así como en función del ciclo de vida de cada producto. Eso no significa que no se pueda buscar información o hacer estudios que nos ayuden en la toma de decisiones y minimicen la incertidumbre, aunque evidentemente llevan su tiempo y coste.

La incertidumbre puede hacer dudar a las empresas a poner en marcha cambios significativos, incluso aunque la empresa se encuentre en una coyuntura inestable que aumente la presión para, por ejemplo, lanzar un nuevo producto, buscar nuevos segmentos, implantar nuevas técnicas de marketing, introducir nuevos equipos o tecnologías o probar nuevos procesos o estructuras organizativas.

De hecho la incertidumbre también puede conllevar un aumento en las trabas para conseguir fondos o recursos para poner en marcha proyectos innovadores dentro de una empresa. En algunas ocasiones probablemente ni sepamos cuánto tiempo nos llevará el sacarlo adelante o qué presupuesto o recursos serán necesarios para su puesta en marcha.

Siempre que abordamos algo nuevo, que estemos incorporando por primera vez en nuestro departamento, el que haya tenido éxito en otro departamento, empresa o sector, no significa que en nuestro caso podamos replicarlo de igual forma.

Pese a todo ello, la recompensa es tal que hay que intentarlo y es la única alternativa que tenemos para seguir siendo competitivos.

La incertidumbre es algo consustancial a la actividad innovadora y el hecho de fracasar (algo por cierto muy mal visto en nuestro país, pero que tenemos que superar) es un hecho natural en la innovación y forma parte del aprendizaje necesario para conseguir el éxito.

Estructura organizativa

La forma en la que una empresa esté organizada, su forma de adaptarse a los cambios, de asimilar una nueva tecnología e incluso la forma de llevar a cabo los procesos formativos, influyen en su capacidad de innovación. Por ejemplo, una estructura organizativa basada en la integración de la organización, que facilita la coordinación entre departamentos, orientada hacia una correcta planificación, puede funcionar muy bien en sectores que se basan en cambios graduales de conocimiento y tecnología.

Por otro lado, organizaciones con una estructura más flexible y menos jerárquica, que permite a los trabajadores un nivel de autonomía mayor, que define el alcance de sus responsabilidades y les facilita el poder tomar decisiones, que facilita el aprendizaje, que promueve la interacción entre departamentos o con otras empresas u instituciones, que tiene la habilidad para movilizar a los individuos a usar su conocimiento y fomenta el que participen, desarrollen sus ideas y las pongan en marcha, puede dar lugar a empresas que generen innovaciones más radicales.

Es un mito el pensar que una única persona, o un único departamento en la organización es la que se tiene que dedicar a generar ideas.

  • Es necesario que se trabaje en equipo para conseguirlo, a lo largo de toda la organización, y de hecho es más fácil que se generen muchas ideas en menos tiempo.
  • También es necesario generar un ambiente en el cuál fluyan ideas independientemente de la posición en el organigrama o del departamento al que se pertenezca y se haga uso de la diversidad de opiniones y perspectivas que existe en la organización sobre el negocio y el mercado.

Por ello es conveniente que haya un líder que actúe de coordinador y ayude no sólo a que se generen nuevas ideas, sino que también ayude a convertir esas ideas en nuevos productos, nuevos métodos, o cambios en la organización o en la producción, que generen nuevos beneficios.

Al hacer una película, con varios departamentos involucrados, lo que tienes que lograr es buscar la forma para poner toda su creatividad de forma armoniosa. Es como si tuvieras una orquesta: lo que toca cada individuo puede ser bonito, pero en conjunto es espectacular.

Brad Bird

Director de Pixar y ganador del Oscar por Los increíbles y Ratatouille

Inversión

La innovación implica inversión, ya sea en tiempo por parte de nuestros empleados, en compras de equipos necesarios para llevarlo a cabo, en la contratación de servicios de terceras empresas que nos ayuden en su desarrollo, etc. pero siempre con el ánimo de que está inversión tenga un retorno de la inversión (ROI, por su acrónimo en inglés) alto en un futuro próximo.

Es imposible conseguir sacar adelante una empresa innovadora si no hay inversión de entrada. Una forma de conseguir inversión por parte de las Pymes es hacer uso de las ayudas que por parte de las diferentes administraciones públicas (locales, autonómicas, nacionales y comunitarias) para que esté factor no sea el más relevante para no llevar a cabo actividades innovadoras en nuestra organización.

La administración pública pone en marcha muchas ayudar para fomentar la innovación en las empresas y muy en particular de las Pymes y emprendedores. En este sentido hay que conocer y aprovecharse de las subvenciones y ayudas de organismos como el CDTI, el Ministerio de Ciencia e Innovación, determinadas Concejalías de Ayuntamientos, Institutos de Fomento, etc. En muchas ocasiones ayudas que proceden de Europa se terminan devolviendo por falta de uso de las mismas.

No obstante, no basemos el realizar nuestra actividad innovadora a conseguir una determinada ayuda o subvención. Recordemos que lo que está en juego es nuestra propia supervivencia empresarial y que una ayuda puede o no terminar llegando.

Conocimiento y tecnología

Ahora que estamos inmersos en la sociedad de la información, es importante tener en cuenta que la utilización del conocimiento, ya sea generando nuevo conocimiento o utilizando el ya existente, ya sea de forma nueva o por primera vez en nuestra organización o dándole un nuevo uso al ya existente, es necesario su utilización para realmente poner el mecanismo de la innovación en marcha.

Además la ventaja que tenemos hoy en día es que la adquisición de ese conocimiento está tan interiorizado en nuestras empresas, que es una característica sencilla de incluir.

Por ejemplo, cuando contratamos a una consultora para que nos ayude en la definición de un nuevo método comercial o para que nos ayude en la mejora de un determinado proceso, o cuando una tercera empresa nos da un curso de formación, o al comprar una nueva herramienta o una nueva aplicación informática, realmente lo que estamos haciendo es comprar conocimiento producido por otros.

Pero no hace falta que nos vayamos a una tercera empresa para conseguir ese conocimiento. Siempre que contratamos a alguien, incluso a nivel de becario (sin el ánimo de infravalorar esta noble tarea de aprendizaje), estamos comprando conocimiento. Otra cosa es que le saquemos partido.

IDEA:

Hay algunas empresas que tienen en marcha un programa en el cuál el presidente o director general de la compañía tiene encuentros con empleados nuevos de categorías inferiores, para conocer ideas frescas que se pueden poner en marcha en la organización, para hacer mejoras internas o para lanzar nuevas iniciativas.

También el disponer de un departamento de I+D, el llegar a acuerdos con universidades o escuelas de negocio, o con terceras empresas, son fuentes de conocimiento a disposición de nuestras organizaciones. La verdad es que nos cuesta colaborar con otros, pero la necesidad de colaborar es cada vez más importante. No podemos pensar que nuestra empresa puede ser capaz de hacerlo todo sola.

Hay empresas que, por ejemplo, fomentan el acceso al conocimiento de terceros proponiendo retos dando un premio al que lo consiga resolver.

Además, como hemos comentado anteriormente, la difusión es una parte fundamental de la innovación. El adaptar nuevos conocimientos o tecnologías por parte de las empresas, conlleva que mejoren su propio conocimiento y sirve de base para generar a su vez nuevo conocimiento.

El acceso al conocimiento y a la tecnología puede depender de lo relacionada que estén las personas, departamentos, empresas o instituciones entre sí. Este aspecto es fundamental, por ejemplo, para el acceso al llamado conocimiento tácito o implícito, que está depositado en la mente de las personas, o la información que se encuentra en las tareas rutinarias o procesos habituales de la empresa. En este caso, sólo mediante la interacción con las personas que poseen este conocimiento tácito, o mediante la realización de las tareas rutinarias se accede a este tipo de conocimiento.

Un ejemplo es el que está llevando a cabo por ejemplo el Banco Popular que está consiguiendo que sus 13.000 empleados aporten ideas e intercambien conocimiento y mejores prácticas a través de su intranet.

Sin embargo, también es cierto que cada vez más encontramos conocimiento que está catalogado o clasificado y que se puede acceder y usar sin necesidad de interactuar con la fuente. Su uso depende de la difusión tecnológica que tenga y que poseamos, y puede suponer un importante impacto en nuestra productividad, crecimiento e innovación. Un ejemplo es el trabajo que se está llevando a cabo con los estándares tecnológicos.

Incluso aunque la información esté disponible libremente, encontrarla puede ser un reto importante, sobre todo desde que la búsqueda de información nueva relevante puede ser muy costosa. Es por ello que la facilidad de la comunicación, la efectividad de los canales de información y la transmisión de conocimientos, tanto entre la propia empresa como entre ellas, son importantes para la difusión.

Efectos secundarios

Ahora bien, siempre que innovamos tenemos que tener en cuenta que el encontramos en un mercado abierto y cada vez más globalizado, es muy difícil que si generamos nuevo conocimiento se quede únicamente en nuestra organización.

Como hemos mencionado anteriormente, no es necesario ser los primeros para ser innovadores. De hecho, para algunas de las actividades innovadoras, hay empresas que adoptan, imitan o copian lo que hacen otras, a un coste bastante inferior. A este hecho es lo que llamamos efecto secundario.

De ahí la necesidad de proteger de alguna forma el nuevo conocimiento que generemos, bien sea con patentes que nos permiten disponer de una situación de privilegio durante un tiempo acotado; o bien sea generando una nueva marca o asociando a nuestra marca los atributos positivos que conlleva el hecho de innovar.

Ventaja competitiva

Aunque sepamos que nos van a copiar o a imitar, el objetivo de que una empresa innove es disponer de una ventaja frente a sus competidores.

En economía se estudia que el objetivo de toda empresa es intentar conseguir, aunque sea por un breve momento en el tiempo, una situación de monopolio, en el cuál se encuentra en disposición de conseguir unos mayores márgenes.

Por ejemplo al lanzar un nuevo producto al mercado o al dirigirnos a un nuevo segmento, estamos intentando desplazar la curva de la demanda a una posición más ventajosa para nosotros.

Gráfico de desplazamiento de la demanda
Gráfico de desplazamiento de la demanda

Sin embargo, también podemos obtener una ventaja competitiva si lo que conseguimos es reducir nuestros costes o aumentamos nuestra capacidad productiva, por lo que al mejorar un determinado proceso o al implantar una nueva estructura organizativa que mejore los niveles de producción, también estamos aprovechándonos de una situación de ventaja frente a nuestros competidores.

Gráfico de desplazamiento de la oferta
Gráfico de desplazamiento de la oferta

Una vez vistas estas características de la innovación, ¡a qué esperas para innovar en tu organización!

One thought on “Características de la innovación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s